miércoles, 15 de diciembre de 2010

La Ley Sinde frente a mi cobardía.

Nunca pensé que las cosas pudieran llegar tan lejos, o mejor dicho, hace un tiempo no pensaba que las cosas pudieran llegar tan lejos.

Nunca fui buscando causas perdidas que defender, al menos de forma activa, poco mas allá de algún consejo en forma de comentario bienintencionado, y me miro ahora y casi no me reconozco. Imagino que muchos estarán en el mismo caso, contestando a las provocaciones directas de nuestra clase política (perdón por lo de clase), o cuando menos tratando de explicarles, que se han equivocado de dirección, que el camino no es perjudicar a su pueblo sino entenderlo y defenderlo.

Hace un tiempo creía que nuestros políticos tendrían una opinión sobre los temas que tratan, que sería mas o menos cercana a la mía, pero una, creía que hacían cosas pensando también en beneficiar a la gente, quizás perjudicando a alguien pero pensando en el mayor número posible de beneficiarios, pero con el tiempo se fueron generando dudas, cada día mas dudas y mas grandes.

Pero un día apareció el #cablegate, Wikileaks con el "Ogro desalmado" de Assange a la cabeza y, por desgracia, todo aquello que iba tomando forma pasó a tener pruebas, datos, palabras legibles y, sobre todo, pasó a tener nombres y apellidos.

Ahora ya sabemos por qué se han hecho determinadas cosas, a quien beneficiaban y lo que es mas grave, a quien se "obedecía" y rendía pleitesía y servidumbre en nombre de un pueblo soberano.

El que suscribe pensó en morderse la lengua pero al final decidió no hacerlo por un par de motivos básicos (políticos, no leáis esta parte, no la entenderéis y podría crear confusión):

  1. Primero porque morderse la lengua es doloroso y peligroso debido a la sangre que puedes perder (si eres político y has leído, esto no te afecta, hace falta tener sangre), así como tremendamente escandaloso y mancha mucho.
  2. Segundo, y buen motivo el, por cobardía.
Imagino que el segundo punto os habrá dejado algo perplejos pero es así, pone cobardía y lo mantengo, soy un cobarde, y muchos antes que yo y otros lo serán cuando lean esto, me explico y enumero:

  • Soy un cobarde porque no me creo capaz de mirarme al espejo y sonreír mientras destruyen las libertades que me quedan y callarme.
  • Soy un cobarde porque no soy capaz de hablar con mi hijo y explicarle que no podrá dar su opinión en internet, que luego será en la calle, si yo me froto las manos y me hago a un lado.
  • Soy un cobarde porque no puedo justificar el quedarme de brazos cruzados mientras otros se dejan los cuernos contra las sordas paredes por defender mis derechos y los de los demás como otros hacen.
  • Soy un cobarde por atreverme enfrentarme a mi mismo, mientras otros se enriquecen vendiéndonos todo lo que nos van robando, por mi inacción.
  • Y soy un cobarde porque no tengo el valor de callarme mientras son gobiernos extranjeros, encima, los que nos roban, nos suben los precios, nos aumentan los impuestos, nos dictan tipos de interés, nos imponen su titulitis para conseguir trabajo, nos mandan al paro, nos quitan el paro, especulan con nuestras libertades y encima pretenden imponerme también lo que veo, lo que leo, lo que digo, lo que hago, lo que escribo y lo que no debo. Y con la aquiescencia de una panda de "presuntos" mediocres que aspiran a ... es que no si ni a que aspiran.
Si señor, por todo eso soy cobarde, y como no tengo valor de ir contra mi criterio y opinión es por lo que intento explicarle a mi hijo que es lo bueno y que no lo es, que entienda que la libertad no puede estar en venta, por qué debe escuchar la opinión de los demás y como esta enriquece a cada persona, por qué el vecino debe ser tan libre como tu mismo, por qué es importante que intente saber todo lo que otros hagan en su nombre y por qué es importante ser una persona integra y coherente.

Si, todas esas cosas que no da el dinero y nuestros representantes han olvidado, incluso intento explicarle que es bueno ayudar a quien lo necesita, aunque sea un político.

Intento explicarle que el abuso no es bueno, que la mentira no debe valer y el engaño no es estrategia para una negociación y que quien actúa mal debe reconocerlo, quien miente y engaña, quien ataca, persigue y censura para seguir controlando lo que los demás opinan deben dar la cara, y que al final no les quedará mas remedio.

¿Por qué, si ya sabemos a que obedece, se empeñan en hacernos comulgar con la Ley Sinde, con nocturnidad y alevosía, tratando de que no haya ruido ni podamos opinar del tema?, ¿Por qué el día 21 será casi irrelevante lo que se enmiende y se le quita capacidad de opinión al senado?, ¿Por qué me da la sensación de que leeré en algún Cable, que solo se les "agradecerá" si consiguen colarnosla tal y como está?

Sres Políticos de turno, yo voy probando con mi hijo, y si encuentro una manera de que lo entienda, prometo intentar explicárselo a ustedes totalmente gratis, se que será un gran esfuerzo mental por su parte, al cabo llevan tanto tiempo sin usar el cerebro que quizás muchos ya sean irrecuperables, pero yo haré el esfuerzo.

Y como soy un cobarde escribo esto para que todos aquellos cobardes que quieran gritar en silencio conmigo, tengan un sitio a donde recurrir, si conseguimos parecer un grupo de terapia suficientemente numeroso, puede que nuestra cobardía no caiga en saco roto.

Vivi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario